La reapertura de $350 millones de LAUSD genera un nuevo mandato de vacunas, pruebas semanales y rastreo de contactos

10
Eagle Rock High School, parte de LAUSD, en Eagle Rock, Los Angeles, Sept. 11, 2021. Dominic Massimino/The Occidental.

Read in English

Traducido por Jackson Eddy ’22

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD por sus siglas en inglés) reabrió sus puertas a los estudiantes el 15 de agosto con un plan de $350 millones para cubrar la propogación del virus en las escuelas. El distrito ha implementado nuevas normas para pruebas y rastreo de contactos y desde el 9 de septiembre también ha implementado un mandato de vacuna por los estudiantes que tienen 12 años o más sin exenciones médicas.

LAUSD es el primer distrito escolar en el país en implementar ese tipo de medidas. Si los estudiantes fallan de ser vacunado después del 10 de enero 2022, no serán permitidos entrar los campus escolares. Se serán referidos a City of Angels, una programa de estudio independiente en línea, según The New York Times.

LAUSD es el segundo distrito más grande en los EE.UU. con más de 600.000 estudiantes, 70.000 empleados y más de 1.000 escuelas en LA. La reapertura cuesta $350 millones por 500.000 pruebas semenales, 1.000 trabajadores sanitarios y 30 técnicos de laboratorio según los LA Times. LAUSD, un distrito historicamente infradotado, pagarán $80 millones y pedirán el gobierno federal que pague el resto, según el Washington Post.

LAUSD ha implementado una programa semenal de cultivos nasofaríngeos y rastreos de contacto en las escuelas. El distrito escolar también ha lanzado una aplicación que se llama DailyPass, una herramienta que genera pases diarios para que los visitantes puedan entrar en los campus.

La aplicación de DailyPass requiere que todas las personas que entran un edificio LAUSD llenen un formulario de verificación de salud y confirmen que han recibido una prueba negativa para COVID-19 en los últimos 14 días. Según Jessica Dirkes, una profesora de salud pública en Occidental y madre de dos niños en LAUSD, la aplicación de DailyPass se ha convertido en parte de su vida diaria y la de sus niños.

“Se ha pasado bastante bien en que entramos en el patrón”, dijo Dirkes. “Cada mañana, he de iniciar sesión y generar un DailyPass por ellos. Cada semana, recibo una noticia que han sido probados. Sólo es una parte de su rutina”.

Por las pruebas LAUSD ha contratado con SummerBio UCLA SwabSeq por los kits de prueba y servicios. Infiniti Health y AMI Expeditionary Healthcare proporcionan los empleados de pruebas para las escuelas del distrito. Según Laura Morgan, madre de un segundo año en la escuela secundaria de Eagle Rock, los padres serán notificados si sus hijos han estado expuestos al virus o si alguien en la escuela recibe una prueba positiva para COVID-19. LAUSD también tiene un tanteador con un directorio de los números de casos en cada escuela en el distrito disponsible en línea.

Morgan dijo que las pruebas en las escuelas han hecho su vida como madre más fácil.

“Me gusta que se hacen las pruebas en la escuela porque soy una madre soltera a tiempo completo y no tengo el tiempo de hacer esas cosas por separado”, dijo Morgan. “Realmente aprecio que se haga en el sitio”.

Morgan dijo que ella siente cómoda con la forma en que se ha manejado la reapertura pero está nerviosa que los adolescentes posiblemente no seguirían las directrices de las máscaras y distanciamiento social fuera de las escuelas. Aunque LAUSD se anima el distanciamiento social, no es requerido. Según Scott Martin-Rowe, bibliotecario por Miguel Contreras Learning Complex, el distanciamiento social puede ser dificil de hacer cumplir incluso cuando las escuelas están en sesión, especialmente durante el almuerzo cuando los estudiantes no llevan máscaras.

“Durante el almuerzo, es una historia diferente. Los estudiantes son libres, deambulando. A veces, no tienen una pulgada entre ellos”, dijo Martin-Rowe. “Si algo pasa, ahí es cuando ocurrirá, en mi opinión”.

Según un informe de LAUSD sobre aprendizaje remoto, 3 por ciento de estudiantes del distrito – 18.000 en total – no inician sesión una vez durante todo el año de la educación en distancia. El informe encontró que los estudiantes que eran negros, hispanos o latinos, que vivían en hogares de bajos ingresos, estudiantes de inglés, estudiantes sin hogar o en hogares de crianza estaban constantamente atrasados que sus compañeros en el distrito en cuanto a sus estudios y currículum. Según Martin-Rowe, aprendizaje remoto fue increíblemente difícil por muchos estudiantes.

“Pienso que lo que va a ser interesante son las consequencias académicas, sociales, y emocionales de este último año”, dijo Martin-Rowe. “Hay muchos estudiantes que estaban atrasados un año, y ahora están atrasados dos años y medio”.

Dirkes dijo que ella siente una preocupación profunda por los estudiantes que no iniciaban durante la pandemia. Dijo que ella siente que la reapertura estaba algo desorganizada durante las primeras semanas de escuela pero todavía es mejor de continuar el aprendizaje remoto.

“Cualquier frustración vale la pena. Pienso que este hueco e inequidad significaron que necesitabamos que reabrir”, dijo Dirkes. “Desde el punto de vista de la equidad, es tán detrimental de continuar porque los niños que vienen de familias con recursos pudieron navegarla de una manera diferente a los niños que vienen de familias con menos recursos”.

Morgan dijo que su hijo ha sido feliz de volver a la escuela y que la reapertura ha permitido a su hijo de quedar más con sus amigos y ser más activo al unirse a actividades extracurriculares como voleibol.

“Me gusta cómo está ahora. No pienso que a nadie le guste llevar una máscara, pero está funcionando, y está reduciendo los casos no solo de COVID sino también de gripe”, dijo Morgan. “La reapertura de las escuelas es una salvaguardia para todos nuestros hijos. Ha sido fantastico para nuestra familia”.