Las nuevas reglas de vacunación implementadas por LAUSD, reciben apoyo parental y científico, sin embargo algunos padres buscan librarse de ellas

35
Sitio de vacunación en Franklin High School en Los Ángeles, CA. Sept. 17, 2021. Jasmine Reyes/The Occidental

Read in English here

Traducido por Jessica Borovoy

La junta del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD por sus siglas en inglés), presentó un voto unánime el 9 de septiembre aprobando un mandato que requiere a los estudiantes del distrito escolar, de 12 años o mayores, estar completamente vacunados contra COVID-19 a partir del 10 de enero de 2022; salvo a quienes tengan excepciones médicas aprobadas, o de otro tipo. Ciertos grupos selectos dentro de LAUSD, deben tener la primera dosis de vacunación antes del 3 de octubre de 2021 -incluyendo a todos los empleados y profesores, así como estudiantes participando en actividades extracurriculares. Megan K. Reilly, la Superintendente Interina de LAUSD, dijo en el L.A. Times que los estudiantes que no estén completamente vacunados a partir de la fecha límite de enero, no serán permitidos en el campus.

Uno de los siete miembros de LAUSD que votó a favor del mandato es Jackie Goldberg, quien representa a NELA y al Distrito 5. Según oficiales de LAUSD, el 35.6 por ciento de los estudiantes con 12 años de edad o mayores no están vacunados actualmente. El consejo decidió incrementar la tasa de vacunación con el fin de mantener los campus de LAUSD lo más seguros posible.

“Las vacunas han sido requeridas en las escuelas desde siempre — no puedes ir a la escuela sin estar vacunado contra el polio, el sarampión, o la difteria”, dijo Goldberg. “No vimos esto como algo exagerado de hacer”.

Goldberg dijo que, con la implementación de este mandato, ella espera que la tasa de vacunación incremente a 85 o incluso 90 por ciento dentro del distrito escolar.

Una experta en enfermedades infecciosas, y consejera de la universidad en política doméstica de COVID-19, la Dra. Kimberly Shriner ’80 de Huntington Hospital en Pasadena, dijo que, a pesar de que el mandato de vacunación puede resultar políticamente controversial, es la decisión correcta desde una perspectiva de salud pública. Shriner dijo que ha habido un incremento de contagios y muertes por COVID-19 en casos pediátricos, debido a la variante Delta del virus. Según Shriner, las consecuencias de la tasa de vacunación relativamente baja, se están manifestando actualmente en el sureste de los Estados Unidos, donde hospitales y Unidades de Cuidado Intensivo están saturadas con casos de COVID-19.

Un letrero indicando tres formas de mantenerse seguros de COVID-19, publicado en un portón cerrado en Franklin High School en Los Angeles, CA. Sept. 17, 2021. Jasmine Reyes/The Occidental

Virginia Escamilla es la madre de un estudiante de primer año y de último año en Eagle Rock Jr./Sr. High School (ERHS). Escamilla dijo que sus hijos se vacunaron tan pronto como la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) dió la autorización de uso de emergencia (EUA por sus siglas en inglés) para que los adolescentes de 12 a 15 años de edad reciban la vacuna de Pfizer. Escamilla dijo que ella apoya el mandato y piensa que vacunarse es una obligación pública.

“Esto va más allá de cualquier derecho individual o pensamientos [que individuos] tengan”, dijo Escamilla. “Esto es para el bien común”.

Sin embargo, no todos creen que este mandato es necesario. Rocío Chávez es la madre de un niño de 14 y otro de 17 años, ambos estudiantes en ERHS. Chávez está solicitando una excepción de vacunación por motivos religiosos. Ella dijo que siente que se le deben dedicar de cinco a 10 años de ensayo clínico a la vacuna antes de que sea completamente aprobada, pero el desarrollo de la vacuna de COVID-19 tomó menos de un año.

Según Shriner, parte de la razón por la que compañías farmacéuticas han logrado estudiar la vacuna de COVID-19 más rápido se debe a la gran cantidad de contagios en los Estados Unidos, lo que hace conveniente probar la eficacia de la nueva vacuna.

“La mayoría de las veces, con vacunas como sarampión, paperas, Hepatitis C, B o VPH, no hay mucha enfermedad. Así que tienes que acumular una gran población [contagiada], que toma muchos años”, dijo Shriner. “Cuando tienes 100,000 casos al día, es muy fácil evaluar el desempeño de una vacuna o medicación”.

Shriner dijo que ella anticipa que, para mediados de Octubre la FDA tal vez permita a niños a partir de 6 años de edad recibir la vacuna de Moderna y Pfizer, así como para finales de 2021, quizá se amplíe la cobertura de estas vacunas para niños de 2 años.

Un cartel de pruebas de COVID-19 publicado afuera de Belmont High School in Los Angeles, CA. Sept. 16, 2021. Jasmine Reyes/The Occidental

Antes del mandato de vacunación, LAUSD llevó a cabo pruebas semanales y políticas de uso de cubrebocas, según Chris Oswald, un profesor de kinesiología en ERHS. Estos esfuerzos preventivos siguen vigentes en la actualidad. Goldberg dijo que si el distrito logra alcanzar una tasa de vacunación alta para el principio del siguiente semestre, se podría reducir la frecuencia de pruebas, ya que cuesta medio millón de dólares cada semana realizar pruebas de COVID-19 en todo el distrito.

“Tenemos a UCLA, Stanford y John Hopkins dándonos asesoría médica en todo lo que hacemos”, dijo Goldberg. “Nos gustaría reducir la cantidad de dinero que utilizamos para pruebas, e invertirlo en extender nuestro alcance dentro de la comunidad. Pero no lo haremos hasta que logremos que los niños estén vacunados”.